viernes, 24 de octubre de 2008

EL PRESUPUESTO PÚBLICO MUNICIPAL EN VENEZUELA

Abg. MARIA MILAGROS CARRERO ROJAS
CI. 16.906.429

EL PRESUPUESTO PÚBLICO MUNICIPAL EN VENEZUELA


El presupuesto público es un acto de previsión normativa, por cuanto se encarga de organizar la administración de los recursos públicos dirigidos a la satisfacción de las necesidades colectivas.

Se trata de un medio para prever y decidir la producción que se va a realizar en un período determinado, así como asignar formalmente los recursos que esa producción exige en la praxis de una institución, sector o región. Ese carácter práctico implica que debe concebírselo como un sistema administrativo que se materializa por etapas de formulación, discusión y sanción, ejecución, control y evaluación.

El presupuesto público es un documento en el cual se contemplan de acuerdo con ciertos principios los ingresos y los gastos que se prevén a favor de un órgano estatal durante un ejercicio económico determinado.

El Presupuesto Público Municipal en Venezuela
De acuerdo con lo establecido en el artículo 168 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, los municipios constituyen la “unidad política primaria de la organización nacional, gozan de personalidad jurídica y autonomía dentro de los límites de esta Constitución y la ley”. Una de las manifestaciones de la autonomía municipal es la gestión de las materias de su competencia, por lo que tiene a su favor una asignación de recursos provenientes del situado constitucional.

En la citada norma constitucional se establece que las actuaciones del Municipio en el ámbito de sus competencias se cumplirán incorporando la participación ciudadana al proceso de definición y ejecución de la gestión pública y en el control y evaluación de sus resultados, en forma efectiva, suficiente y oportuna, conforme a la ley.

La Ley de los Consejos Locales de Planificación Pública, es el instrumento que tiene como propósito permitir a la población de un municipio involucrarse directamente en la definición de prioridades de inversión pública local, en la discusión y aprobación del presupuesto público del municipio y en el control de su ejecución.

En los presupuestos de los entes municipales las disposiciones generales se constituyen por todas las normas que se refieren a la ejecución del mismo y de carácter complementario.

Se realizará una enumeración de los ingresos y gastos, estimándolos prudencialmente. La ejecución del presupuesto de ingresos se regirá por las ordenanzas de Hacienda.

El presupuesto de gastos contendrá, por sectores los programas, sub-programas, proyectos y demás categorías presupuestarias de acuerdo con las directrices de la Oficina Nacional de Presupuesto.

En los instrumentos legales que regulan la actividad presupuestaria de los entes públicos en la República Bolivariana de Venezuela, se observa que la misma se organiza en las siguientes fases:

La elaboración del presupuesto. Que corresponde al Poder Ejecutivo a nivel nacional estadal o municipal. La fase de elaboración tiene como objetivo la inclusión de los diferentes proyectos de interés público.
La aprobación o sanción del presupuesto público. Esta fase es asignada al Poder Legislativo que se encarga de aprobar el presupuesto público como una ley cuya vigencia en principio es anual. Esto se da en los niveles nacional, estadal y municipal.
La ejecución del presupuesto. Es en esta fase cuando las autoridades inician la concreción de los proyectos mediante la utilización de los recursos públicos. Villegas (1979), explica que la ejecución del presupuesto se rige por las siguientes fases:

a) Orden de la disposición de fondos. Una vez vigente el presupuesto el Ejecutivo Nacional debe dictar una orden de disposición de fondos para cada jurisdicción, hasta el importe de los créditos otorgados a favor de los respectivos directores generales de administración o funcionarios que hagan sus veces.
b) Compromiso. Una vez puestos los fondos a disposición de los jefes de servicios administrativos, éstos se hallan en condiciones de llevar a cabo las erogaciones previstas en el presupuesto, pero antes de realizar el gasto, éste debe comprometerse. El compromiso es el acto mediante el cual se afecta el presupuesto.
c) Liquidación. La erogación calculada a los efectos del compromiso, se torna concreta y fija mediante la liquidación, acto a través del cual se establece con exactitud la suma de dinero a pagar.
d) Libramiento. Consiste en la emisión de orden o mandato de pago para que la tesorería haga efectivas las erogaciones comprometidas y liquidadas.
e) El pago. Es el acto por el cual la tesorería hace efectivo el importe de la orden de pago.

La ejecución del presupuesto consiste en la materialización de los gastos estimados y la obtención de los ingresos estimados. Esta ejecución se realiza por autoridades públicas nacionales, estadales y municipales. Es aplicable en este caso el principio de legalidad presupuestaria.

El control el presupuesto. Según lo pautado en el artículo 312 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (2000), “La Ley fijará los límites de endeudamiento público de acuerdo con un nivel prudente en relación con el tamaño de la economía, la inversión reproductiva y la capacidad de generar para cubrir el servicio de la deuda pública”.

El control de la ejecución del presupuesto tiene como propósito técnico-legal, vinculado a la comprobación sistemática de la regularidad de cumplimiento de los actos de gestión y el adecuado manejo de los fondos públicos (Villegas, 1979, p. 244). El control puede ser interno en las contralorías internas, externo cuando es ejecutado por la Contraloría General de la República. También puede ser a priori, concomitante o a posteriori. Sin embargo, en materia municipal se le atribuye también a la ciudadanía conforme lo previsto en la Ley de los Consejos Locales de Planificación Pública.

Para facilitar el control presupuestario los municipios deberán cumplir con las siguientes obligaciones:

a. Llevar registros de información de la ejecución física de su presupuesto, sobre la base de los indicadores de gestión y de acuerdo con las normas técnicas que se dispusieren.
b. Participar los resultados de la ejecución física de sus presupuestos a la Oficina Nacional de Presupuesto, dentro de los plazos que se determinen en el reglamento de la ley.

Esta actividad es importante porque el Ejecutivo Nacional necesita conocer los resultados de la ejecución presupuestaria para corregir los problemas que se puedan presentar en aras de mantener el equilibrio presupuestario (ingresos = gastos).

La Ley de los Consejos Locales de Planificación Pública es de especial relevancia para la participación de la ciudadanía en las políticas públicas porque los ciudadanos y ciudadanas del municipio propondrán, deliberarán y decidirán en la formulación, ejecución, control y evaluación del Plan de Inversión Municipal para lograr la ejecución de proyectos que permitan el desarrollo del Municipio, atendiendo a las necesidades, potencialidades y propuestas de las organizaciones vecinales y comunitarias ante el Consejo Local de Planificación Pública. Esta Ley tiene como objetivos los siguientes:

Fijar las prioridades de asignación de recursos en el presupuesto municipal.
Establecer las prioridades de la inversión pública de acuerdo con las necesidades de la población.
Fijar las metas presupuestarias.
Controlar y seguir la ejecución presupuestaria.
Promover la gestión asociada y la autogestión de la comunidad en materias propias de las competencias municipales.
Recomendar medidas de políticas de ingresos y gastos del gobierno municipal.
Fortalecer las instancias municipales para la participación ciudadana.
Promueven una amplia discusión del contenido de la acción gubernamental.
Estimulan a la sociedad a definir, en forma realista, sus demandas.
Reducen los sectores que están al margen de los beneficios sociales.
Descentralizan las decisiones presupuestarias, retirándolas del sesgo de los técnicos y de los políticos.
Permiten una mayor eficiencia en el uso de los recursos escasos.
Crea un mecanismo de control social de la gestión municipal.
Disminuye las posibilidades para el clientelismo.
Mejora la transparencia de la gestión y la efectividad del gasto público.
Impulsa la participación ciudadana para la toma de decisiones, la asignación y el control del uso de los recursos públicos.
Exige más responsabilidad a los funcionarios y dirigentes políticos.
Posibilita la práctica de la gestión y definición de prioridades en el espacio público.
Genera mayor confianza entre los habitantes y el gobierno.
Crea una cultura democrática en la población y fortalece el tejido social.

El presupuesto participativo hace que los ciudadanos se reúnan para deliberar sobre las necesidades que tienen sus comunidades, para elaborar así los proyectos que contribuyan a su solución los cuales deberán incluirse en la redacción del presupuesto público municipal.

Esa potestad que el legislador otorga a las comunidades contribuye con la transparencia en la gestión de los recursos públicos, pues le corresponderá a la ciudadanía velar porque se desarrollen los programas y los proyectos dentro de los parámetros de ley.