viernes, 24 de octubre de 2008

PRESUPUESTO PUBLICO EN VENEZUELA

Abg. DAYANA ACOSTA JAIMES
CI. 16.933.386
PRESUPUESTO PUBLICO EN VENEZUELA

Los ingresos y los gastos del sector público se integran constituyendo el presupuesto. Mochón (1992) ha dicho “El presupuesto del sector público es una descripción de sus planes de gasto y financiación; dicho presupuesto suele ir acompañado de cambios en los impuestos” (p. 170).

Bujanda (1993), define el presupuesto del Estado como “La Ley mediante la cual se autoriza el montante máximo de los gastos que el Gobierno puede realizar durante un período de tiempo determinado, en las atenciones que detalladamente se especifican, y se prevén los ingresos necesarios para cubrirlos” (p. 456).

El presupuesto público es un instrumento fundamental en la vida del Estado moderno, esto en razón de que le permite al Poder Ejecutivo y a la Administración Pública dar cumplimiento a los cometidos sociales.

El Derecho Presupuestario, se presenta como la rama del derecho financiero que tiene como objeto de estudio la vida misma del Estado. El presupuesto es el documento más importante en la vida del Estado, ya que sintetiza la política integral del gobierno y constituye, considerando en forma integra, una herramienta que dirige la economía nacional, según se planifique un déficit o superávit.

Desde el punto de vista político el presupuesto público refleja el plan del gobierno y la tendencia del mismo esta determinada desde el punto de vista político por la autoridad que elabora el presupuesto, el Ejecutivo y la que lo aprueba, que es el Poder Legislativo.

En la República Bolivariana de Venezuela, los municipios forman parte de la división político- territorial y dentro de ellos se organizan diferentes modalidades de gobierno comunal (Consejos Comunales, asociaciones de vecinos, etc.) que tienen como propósito servir de espacios de participación de la comunidad a objeto de elevar peticiones a las autoridades Municipales.

En los Municipios, el presupuesto público permite la satisfacción de las necesidades de las comunidades, así como los gastos de operatividad de la entidad. La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela ha reconocido la participación ciudadana en la gestión pública, inclusive en la actividad presupuestaria, lo cual es un gran avance para la satisfacción de las necesidades de la población y la solución de problemas de interés público.

El “presupuesto participativo municipal”, le permite a la población involucrarse en la definición de las prioridades de inversión pública local en la discusión y aprobación del presupuesto público del municipio y en el control de su ejecución.

El artículo 4 de la Ley de los Consejos Locales de Planificación Pública, señala que el presupuesto en el nuevo contexto de participación ciudadana permitirá a la población intervenir en las diferentes fases del Plan de Inversión Municipal a fin de lograr los proyectos que contribuyan con el desarrollo del Municipio. La concepción del presupuesto participativo contribuye a:

· Auspiciar la participación y el protagonismo del ciudadano. Las comunidades se sentirán escuchadas con respecto a la ejecución de proyectos de acuerdo con sus necesidades.

· Promover una mayor transparencia de la gestión municipal. Los ciudadanos tienen derecho a supervisar la ejecución del presupuesto favoreciendo así el control de la gestión de las autoridades.
· Fomentar la toma de conciencia ciudadana. Se tratarán de establecer prioridades para la inclusión de proyectos de acuerdo con las necesidades.

· Desarrollar el papel de los funcionarios como servidores públicos. Los funcionarios se sienten controlados y supervisados en su gestión.

· Democratizar las relaciones entre el gobierno municipal y los vecinos. Se fortalecen los vínculos entre las comunidades y los gobernantes.

La participación ciudadana se organiza a través del diagnóstico participativo, regulado en el artículo 36 de la Ley de los Consejos Locales de Planificación Pública que se define como “el estudio y análisis de la realidad del municipio que realizan las organizaciones vecinales y comunitarias debidamente integradas y articuladas a los consejos comunales y de las organizaciones sectoriales, coordinado por el Consejo Local de Planificación Pública, a los fines de la formulación del Plan Municipal de Desarrollo, así como el Plan y Presupuesto de inversión Municipal de cada año”.

Para la realización de este diagnóstico, las organizaciones vecinales (Consejos Comunales, asociaciones de vecinos, etc.), se reunirán a los fines de determinar las problemáticas más apremiantes del municipio: Por ejemplo construcción o reparación de vías públicas, escuelas, canchas deportivas, centros de salud, de recreación, etc., las cuales serán incluidas en la elaboración del presupuesto municipal, señalándose el lapso de tiempo en el cual se iniciará la ejecución de los proyectos y las partidas monetarias que se le asignarán.

De conformidad con lo pautado en los artículos 36 y 37 de la Ley, se establecen los siguientes lapsos de tiempo:

· Diagnóstico. Que se realizará entre los meses de abril y agosto del ejercicio fiscal anterior al de la ejecución presupuestaria.

· Formulación del Plan y el Presupuesto de Inversión Municipal. Se realiza entre los meses de septiembre y noviembre.

· Aprobación del Plan y el Presupuesto de Inversión Municipal. Se efectúa en el mes de diciembre.

Lo anterior es en razón que el presupuesto público es un acto de previsión normativa, porque las comunidades deben organizarse para proponer con antelación sus proyectos para que los mismos sean ejecutados en el ejercicio fiscal siguiente.

Por otra parte con lo anterior se fomenta la responsabilidad de las comunidades en que se logre o no mejorar su calidad de vida. La actitud que tradicionalmente se asume por los vecinos del municipio es de queja, pero la finalidad de la Ley de los Consejos Locales de Planificación Pública es que comprendan la problemática municipal y colaboren con ideas que sirvan para la solución de las problemáticas, en orden prioritario.

Como se ha explicado, la comunidad no sólo participa en la elaboración del presupuesto, sino en la vigilancia de su ejecución. Si bien es cierto que la Contraloría Municipal y a la Contraloría General de la República, son los entes originalmente encargados del control presupuestario, por mandato del artículo 40 de la Ley de los Consejos Locales de Planificación Pública los ciudadanos y ciudadanas o las unidades de control de los consejos comunales vigilarán, controlarán y evaluarán la ejecución del Presupuesto de Inversión Municipal, en los términos establecidos en las leyes que regulen la materia.

Esta facultad que le concede el legislador a la ciudadanía les permite exigirles a las autoridades que respondan por el incumplimiento del presupuesto público, realizando las denuncias ante las instancias competentes.

Se trata pues de crear en los ciudadanos interés por los asuntos públicos, en hacerlos entender que son capaces de dirigir la acción pública por ser sus beneficiarios directos.

La Ley de los Consejos Locales de Planificación Pública, es un instrumento que contribuye con el fortalecimiento de la democracia y la participación ciudadana porque tiene como propósito integrar a la ciudadanía en la actividad presupuestaria que forma parte de la vida misma del Estado, tal y como se dijo anteriormente. Sin embargo, se recomienda una mayor difusión del contenido de este instrumento legal a fin que la ciudadanía conozca sus derechos y los haga valer.
El presupuesto público es un instrumento fundamental en la vida del Estado moderno, esto en razón de que le permite al Poder Ejecutivo y a la Administración Pública dar cumplimiento a los cometidos sociales.

En la República Bolivariana de Venezuela, los municipios forman parte de la división político- territorial y dentro de ellos existen entidades de gobierno local (Consejos Comunales, asociaciones de vecinos, etc.) que tienen como propósito servir de espacios de participación de la comunidad a objeto de elevar peticiones a las autoridades Municipales.

La participación ciudadana se ha fortalecido con la promulgación de la Ley de los Consejos Locales de Planificación Pública, pues su objetivo fundamental es la integración de la ciudadanía en la actividad presupuestaria, desde su inicio hasta el control de su ejecución.