viernes, 24 de octubre de 2008

La Planificación y Presupuesto Público Participativo.

Para empezar es necesario establecer una relación entre la planificación y el presupuesto, dos conceptos vinculados y uno resultado del otro. La Planificación; como medio o instrumento permite que el Estado pueda organizarse, invirtiendo mejor sus recursos para responder a los objetivos con una visión sistemática y pueda obtener la mayor suma de felicidad. El presupuesto; indica la forma en que la Nación cumplirá con sus funciones y responsabilidades diagnosticando la situación económica del país.

Ahora bien, si la planificación es un proceso que está presente en tantos escenarios de nuestras vidas no podía dejar de estarlo en el desarrollo económico y social del país, lo que hace necesario crear técnicas de planificación no solo mediante la elaboración de un Plan de desarrollo económico y social de la Nación sino creando un sistema operativo de planificación dentro de todo el ámbito geográfico, es decir; a nivel nacional, estadal, municipal, parroquial y comunal y dentro de cualquier tipo de Gobierno ya sea democrático, autocrático, socialista o capitalista, donde se garantice que la elaboración y ejecución de esos planes sea de forma descentralizada y además que existan los organismos responsables de controlar y coordinar las tareas que toda planificación exige, recordando que si no existe un plan es difícil establecer un control presupuestario.

En tal sentido, la planificación presupuestaria debe hacerse tomando en cuenta el impacto que ésta pueda traer para el cumplimiento de las metas, planes y programas planificados por el Estado y también tomando en cuenta principios básicos que de ser aplicados seguramente lograrían mejores resultados en el momento de la ejecución del presupuesto, principios como la Programación; permiten fijar los objetivos y las acciones para el logro de esos objetivos, la Flexibilidad; la cual consiente que a través del poder que sea otorgado a otros órganos se pueda lograr una administración más eficaz, la Claridad; algo bien difícil de lograrse en un presupuesto, ya que el mismo debería ser del entendimiento de cualquier ciudadano común, sin embargo en la realidad es de comprensión solo de quienes lo elaboran, la Continuidad; es decir, que el presupuesto para el año siguiente se elabore tomando en cuenta el del año anterior pero también tomando en cuenta las expectativas que esperan cumplirse en un fututo, la Especialización Cualitativa y Cuantitativa; la misma significa que los recursos asignados para una partida deben ser gastado en esa partida y hasta el monto que le haya sido asignado, en ese caso sería interesante saber si nuestro presupuesto realmente es ejecutado de esa manera o por el contrario continuamente se otorgan créditos adicionales y se invierte más de lo presupuestado en alguna que otra partida.

Otro principio que viene a cobrar relevancia en esta etapa donde tanto se habla de democracia participativa, de inclusión del pueblo, de presupuesto participativo y un sin fin de cosas más seria el principio de la Publicidad del presupuesto público; el mismo exige que todas las fases por las que atraviesa el presupuesto para su elaboración se verifiquen en público, es decir; que efectivamente se de la participación ciudadana, para que el pueblo pueda entender cómo serán ejecutados los recursos y, posteriormente puedan ejercer un control y comprobar si se cumplieron los objetivos planificados.

En base a lo anterior, es que se diseña el presupuesto participativo, otra forma de contribución de pueblo en la vida económica de país y ahora de su Municipio, ya no será la participación solo a través de los Consejos Comunales o a través de los Consejos Locales de Planificación Pública, sino que la propia Constitución Nacional en su artículo 168, les otorga la posibilidad de participar en la definición y ejecución de la gestión pública y a su vez en el control y evaluación de los resultados, lo que permite que sea la propia comunidad la que decida cuales son las prioridades en las que directamente se debe realizar la inversión del presupuesto público municipal.

Ésta múltiple gama de posibilidades de incorporación del pueblo en la vida local puede apreciarse desde dos perspectivas: por un lado, cada día se observa cómo se transfiere a la comunidad tantas facultades que anteriormente estaban reservadas únicamente para los dirigentes que son electos por votación popular, lo que puede entenderse como que el Gobierno está revotando las tareas que se habían dejado en sus manos y por mala costumbre nos habíamos acostumbrado a descargarlas en una sola persona o en un reducido número de personas que decidían sobre los beneficios de todos (el paternalismo), y por otro lado; puede pensarse que el otorgar tanto poder al pueblo y el no dejar en manos de pocos lo que es para beneficio de todos no es más que la implantación desde la comunidad del socialismo del siglo XXI, bandera política utilizada por el actual Gobierno y no una formula creada por el Ejecutivo para gobernar mejor e implementar políticas efectivas para la solución de los problemas.

Sin embargo no se puede negar que en ocasiones es del debate, la deliberación y el conceso con la comunidad donde se obtienen recomendaciones para la solución de problemas comunes, donde se elaboran políticas para generar ingresos -recursos y donde se diagnostican las necesidades para invertir en las demandas hechas por la comunidad y posteriormente poder realizar el presupuesto del Municipio el cual va a atender a las propuestas que surjan de las organizaciones vecinales, parroquiales o comunales las cuales se harán con la finalidad de obtener propuestas que puedan materializarse en proyectos que sean para el beneficio de todos.

La inclusión de la comunidad en la planificación y elaboración de un presupuesto municipal es beneficioso en el proceso de gestión municipal, pues en la elaboración de cualquier presupuesto público debe existir la participación de un equipo multidisciplinario integrado no solo por profesionales en las diferentes ramas que se manejan en la administración pública municipal y sino también integrado por la comunidad que es quien tiene la sabiduría y el conocimiento sobre sus problemas y en ocasiones es quien conoce cual seria de tantas alternativas la mejor para la solución del conflicto, quizá no la tiene un profesional que simplemente le han encomendado la tarea de realizar un presupuesto y que posiblemente lo pueda hacer bien pero desde una óptica distinta a la de la comunidad que en definitiva es quien vive el día a día con las necesidades y sin la solución de los problemas.

Una razón para incorporar el presupuesto participativo en la gestión del Municipio es que el mismo va a permitir la discusión del contenido de diferentes temas como es infraestructura, medio ambiente, desarrollo económico y social, salud, cultura, turismo, deporte, seguridad, entre otros permitiendo que se discutan de forma realista, en base a la disponibilidad presupuestaria y a fin de que haya mayor eficiencia en el uso de los recursos.

En cuanto a los beneficios que pudiera traer para la comunidad participar en el proceso de elaboración del presupuesto municipal puede mencionarse entre otros: que estimula la participación popular, promueve la responsabilidad en los funcionarios encargados de la gestión en el Municipio, mejora la asignación y el gasto de los recursos que han sido asignados, genera confianza entre la comunidad y quienes tengan a su cargo la ejecución de los proyectos y se implementa un control por parte de la comunidad.

En atención al control que puede ejercer la comunidad en la gestión pública éste tiene fundamento legal ya que la Ley Orgánica del Poder Público Municipal y la Ley de los Consejos Locales de Planificación Pública reconoce que los ciudadanos pueden ejercen control sobre la inversión del presupuesto público municipal ya sea directamente o por medio de las unidades de control de los Consejos Comunales, sin que esto pueda afectar las facultades que le corresponde a las contralorías.

Al realizarse un control se inspeccionan distintos aspectos, que comprende desde que se reciben los recursos hasta los resultados que se obtienen, éste control de la gestión municipal es planteado en la ley a fin de mejorar cualquier desviación que pudiera ocurrir en la planificación, también para evaluar la eficiencia y eficacia con que se cumplieron los objetivos planteados inicialmente, para conocer si se pudo satisfacer o no las necesidades de los ciudadanos y con qué efectividad y para evaluar si los recursos fueron invertidos como debería ser.

En efecto, si todo lo anterior pudiera aplicarse como aparece en la ley se romperían los parámetros, se podría cambiar la mala imagen de la administración pública y se construiría un país mejor, sin embargo en la actualidad no se ha creado en los ciudadanos una cultura de control a los organismos públicos además de ser difícil controlar tantas cosas que hace el gobierno y muchas veces aunque la ley lo diga no se permite a los ciudadanos realizar el control de la gestión.

Finalmente en la actualidad el proceso de planificación, presupuesto y control en Venezuela atraviesa una etapa crítica que se ha concentrado en ofrecer a los ciudadanos cada día mayor incertidumbre, ejemplo de ellos seria la reducción considerable en los presupuestos asignados para el año 2009 a los organismos de la Administración Pública lo cual es realmente alarmante y lo que da a pensar que el órgano encargado de la elaboración del presupuesto no tomó en cuenta la inflación para la asignación de recursos, lo que hace bastante difícil el proceso de planificación pues se tendría que hacer el mismo con el presupuesto que fue asignado hace 2 años lo que significa que se haría una planificación que no está acorde con la realidad, sin embargo a pesar de la situación económica que vive el país es necesario avanzar en medidas que impriman seguridad y confianza a los particulares y es vital promover la participación ciudadana en los distintos ámbitos de nuestra vida pues solo así lograríamos un mejor desarrollo en nuestra comunidad, en nuestro municipio pero sobre todo en nuestro país.

Marycarmen Barón Inciarte
C.I: 16.605.225